HALLAZGOS


PURO PARO

Los paros o movilizaciones de protesta como derecho constitucional son autorizados públicamente por el gobierno colombiano aparentemente sin restricciones, pero en privado es otro traumático cuento, se ejerce fuerte presión a los organizadores comprometiéndolos con los posibles daños causados antes, durante y al finalizar la marcha al igual que con los heridos y muertos que resultaren, porque según las autoridades puede haber infiltración de la guerrilla o en el peor de los casos tildándolos también de subversivos.

Pese a todo la justificada y legal marcha se inicia, avanza gigantesca y ordenadamente pero como a nuestros gobernantes no les conviene porque su popularidad puede disminuirse y porque para satisfacer las necesidades del pueblo no hay recursos, entonces la declaran inconveniente e ilegal, en ese momento de efervescencia y calor actúa la mano negra o siniestra, “el falso positivo”, la explosión de un petardo colocado estratégicamente sin duda por unidades legítimas debidamente preparadas para esos fines, obligando a los participantes a abandonar despavoridos y acompañados de bolillo y gases lacrimógenos su razonable lucha.

El miedo y la desunión no nos dejan pelear, el primero es el resultado del viejo y molido cuento del conflicto armando en el que nos tienen inmersos y que no es otra cosa que el contubernio ambicioso e inescrupuloso de políticos y otros individuos que buscan el beneficio particular y como el miedo se impone a la necesidad y es acompañado por la segmentación social (profesores, negros, transportadores, empleados públicos, estudiantes, clases sociales, grupos políticos, etc., etc.) que los gobernantes han logrado institucionalizar para impedir la unidad de nuestro pueblo, que de algún día lograrse, de facto concluiría con la hegemonía corrupta que sistemáticamente arruina y mata al elector primario o ciudadano de a pie, que somos la mayoría de colombianos honestos y trabajadores quienes mantenemos la maligna burocracia y quienes estamos en mora de producir los cambios que realmente nos beneficien y nos permitan vivir con verdadera justicia social.

Pensemos y actuemos en función social o grupal para que lo más pronto podamos no solamente cantar sino vivir la verdadera libertad que reza nuestro himno nacional.

¡Porque los colombianos no debemos vivir de “PASION” sino de RAZON y buen SAZON!


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: